En este artículo queremos hablarte del eccema venoso y de cómo afecta este problema de la piel a quienes lo sufren.

¡Empecemos!

eccema venoso

Se manifiesta con la aparición de placas eritematosas que tienen un color rojo intenso, presencia de descamación, costras amarillentas y excoriaciones, parecido a un eccema en la fase subaguda.

Las lesiones que genera se ubican en el tercio inferior de las piernas, generalmente empieza desde los tobillos y luego se va prolongando.

Es normal que aparezca en pacientes de la tercera edad. El prurito o picazón es intenso y está asociado con las personas que sufren de insuficiencia venosa crónica como el edema, la hiperpigmentacion, varices, pesadez en el área de las piernas, dolor y parestesias nocturnas.

Entre las causas del eccema venoso se encuentran:

  • El funcionamiento defectuoso de la válvula varices, lo que impide que la sangre fluya en la dirección habitual,
  • La condición de sobrepeso
  • La existencia de venas varicosas.

Al igual que otros eccemas la piel presenta prurito o picazón y resequedad, entre otros síntomas habituales de estas afecciones.

El eccema venoso sigue una evolución y su causa principal es la mala circulación de las piernas.

Las válvulas que están ubicadas en las venas no realizan bien su trabajo, esto permite que la sangre fluya en las venas superficiales.

Finalmente, éstas se inflaman debido al flujo inverso de la sangre, aumenta la presión y se produce inflamación alrededor de la piel afectada debido a los capilares de la misma.

Se presenta la fuga de sangre por esos capilares y la dermis se vuelve marrón.

Esta afección normalmente aparece rodeando a la úlcera varicosa y se debe a algunos de los medicamentos que se usan para tratar esta afección.

¿Qué quiere decir esto?

Pues que tienen efectos secundarios en pacientes que sufren alguna reacción alérgica a alguno de los fármacos de uso tópico o a los antígenos de bacterias que hacen su ecosistema en la úlcera.

En los peores casos el eccema venoso puede prolongarse hasta el punto de cubrir toda la piel del paciente, predominando en los brazos y en el área del tronco.

Este fenómeno se denomina eccema autolítico o autoeccematización y se produce a causa de mecanismos inmunes indefinidos.

El prurito en la piel se da en la parte donde aparecen las venas varicosas y alrededor de ellas.

El dolor al tocar el área afectada es intenso y puede empeorar cuando el paciente se encuentra de pie.

Los especialistas lo denominan lipodermatoesclerosis.

Los primeros síntomas de la insuficiencia venosa son la inflamación en la pierna, la cual puede parecer muy fina y puede desarrollar manchas marrones.

Cómo tratar el eccema venoso

La primera acción para descartar una dermatitis alérgica es suspender todo tipo de fármacos tópicos que esté aplicándose el paciente.

un buen tratamiento es aplicar fomentos donde este el eccema

Mantener una estricta higiene de la piel afectada es fundamental, así como limpiarla todos los días con agua y jabones no agresivos.

Después de esto es necesario aplicar fomentos, seguidos de compresas humedecidas en permanganato potásico al 0.1%, suero fisiológico o en agua de Burow.

Las compresas se aplican cada 4 a 6 horas y se dejan en la piel afectada de 10 a 20 minutos, todo esto manteniendo la pierna en estricto reposo y elevada.

Las lesiones comenzarán a ceder pasadas de 48 a 72 horas.

En este momento deben comenzar a aplicarse los fomentos cada 12 horas y después la crema de corticoides debe ser extendida por toda el área.

Esto siempre y cuando el dermatólogo la haya recetado para el tratamiento, claro está.

Después de que el eccema comience a mejorar estas cremas serán sustituidas por humectantes.

El eccema venoso y la presión hidrostática deberían continuar disminuyendo, y como consecuencia debe comenzar a mejorar el retorno venoso.

Las medidas recomendadas para el tratamiento del eccema venoso deben estar acompañadas de otras acciones que mejorarán la vida del paciente.

Éstas son:

  • Evitar el ortostatismo prolongado (se refiere a la postura erecta)
  • Mantener una dieta adecuada con el fin de conseguir llegar al peso ideal
  • Descansar de manera regular con las piernas en alto, aproximadamente 10 cm por encima del resto del cuerpo
  • Realizar ejercicios en forma moderada
  • Aplicar compresas.

Pueden aparecer síntomas de sobreinfección como costras amarillentas, celulitis con fiebre o exudado abundante.

Será necesario tomar una muestra del líquido o secreción que pueda secretar el eccema venoso y analizarla en un laboratorio, continuando al mismo tiempo con el consumo de los antibióticos recetados por el especialista, que pueden ser:

  • Antiestafilococicas como la amoxicilina con ácido clavulánico.
  • Emolientes: son suavizantes y tiene diversas presentaciones como algunos sustitutos del jabón, cremas hidratantes y aceites de baño.Previenen la aparición de xerosis o piel seca. Su función es evitar la descamación y la inflamación de la dermis. Deben ser utilizadas con frecuencia. Actúan protegiendo y ayudando a reducir la pérdida de agua en la piel.La piel no absorbe los emolientes, y precisamente éstos ayudan a evitar infecciones y que sustancias ácidas ingresen a través de los poros.
  • Esteroides: este tipo de cremas son excelentes para tratar las zonas que presentan inflamación. Sin embargo, el paciente ha de consultar primero con el médico porque en el caso de la piel dañada puede empeorar el eccema venoso, sobre todo cuando está infectado o tiene una úlcera.

poner las piernas en alto ayuda a que mejore la circulacion sanguinea

Hablemos ahora de los zapatos:

Puede recomendarse el calzado de apoyo o de compactación para el uso diario, al igual que los vendajes porque ayudan a la circulación de las piernas. Sólo deben dejar de usarse en caso de que necesiten una limpieza profunda.

Los zapatos especiales y el cuidado de la piel son suficientes, por normal general, para tratar el eccema venoso.

Sin embargo, estas medidas puede que no funcionen.

¿Y qué se puede hacer en ese caso? Eliminar las venas varicosas.

La peor decisión es ignorar el eccema venoso, ya que dejarlo avanzar puede causar una úlcera en la pierna.

Algunos de los recursos naturales que se pueden utilizar para tratar el eccema venoso son los medicamentos homeopáticos, hierbas chinas, aceite de borraja y derivados del petróleo.

No obstante, antes de decidirse por uno de ellos, es imprescindible que el paciente vaya a consultar con su médico.

Y un último consejo para quienes padezcan de eccema venoso: El paciente debe mantenerse en constante movimiento, ya que el líquido en las piernas puede acumularse si se lleva una vida sedentaria.

Más información sobre los eccemas:

Eccema Dishidrótico
Eccema en la Cara
Eccema Numular
Eccema Seborreico
Eccema Craquelé
Eccema Infantil
Eccema Genital
Eccema Xerótico

Eccema Venoso ¿Qué Es? was last modified: enero 22nd, 2018 by Michel